sábado, 13 de diciembre de 2014

LA QUE SE AVECINA...


Visitando el interesante blog, "Medicina y Melodía", cuyo autor es José Manuel Brea Feijoo ( Médico de Familia ), me ha llamado la atención uno de sus últimos artículos titulado "Meritocracia y aptitud profesional", en el que expone su criterio sobre los méritos profesionales, acúmulo de méritos, diplomas, acreditaciones, como deformación profesional, pero hoy día necesaria para poder optar a un puesto de trabajo ya que las empresas abusan de la caótica situación laboral reinante, es decir obligan al individuo a recopilar múltiples papeles llevándoles a la "titulitis" ( visión distorsionada de la meritocracia ), como refiere  el propio José Manuel, minusvalorando la condición humana, sin embargo no queda otro remedio ya que abre puertas para alcanzar el objetivo laboral deseado y la voluntad precisa del mérito necesario por el que se nos va a medir y añade,"Se me ocurre una comparación musical: es como darle más valor al pianista que toca las notas mecánicamente, sin cometer un error, pero sin sentimiento, que a aquel otro que, con algunos fallos de digitación, consigue embelesar al auditorio y elevar el espíritu. El primero es un meritorio robot; el segundo, un maravilloso -y beneficioso- artista..."

Está claro que quién algo quiere algo le cuesta, pero no solo vale la voluntad también es necesario el mérito, por cierto no al alcance de todo bolsillo. Si confrontamos capacidad ( talento) y mérito ( aprovechamiento), o facultades y esfuerzo,  dice Jose Manuel, "no tendremos nada que objetar a quién alcanza un objetivo por su entrega -y oportunidad- aún sin disponer de una facilidad innata para el aprendizaje".

Concluye diciendo que, "Hemos de pensar , pues, en los riesgos de la meritocracia, sin olvidar que la valía se demuestra con hechos, lo mismo que el movimiento se demuestra andando".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...